El orgasmo no es una meta sino otra forma de clímax (y sí, las mujeres también eyaculan)

(Por Pedro La Calle Marcos, Universidad de AlmeríaEn alguna ocasión estando de vacaciones, hemos ido a visitar algún monumento o lugar concreto que nos habían recomendado. Cuando hemos estado allí, aun disfrutando, nos hemos preguntado si realmente era aquel lugar al que nos dirigíamos. ¿Habíamos vivido la experiencia? En todo caso, cuando volvíamos a casa, nos decíamos unos a otros “yo creo que sí, que era aquello”. Con el orgasmo, en muchas ocasiones, ocurre lo mismo.

Image description

¿El orgasmo femenino como meta de la relación sexual?

Se piensa con frecuencia en esta experiencia como si fuera el final de una etapa. Quizás por la influencia de los padres de la sexología clínica Masters y Johnson que lo consideraban el último punto de progresión del ciclo de la respuesta sexual.

Una experiencia que George Bataille en su ensayo sobre El erotismo denominó le petite morte, haciendo alusión al breve abandono y aparente desconexión de la conciencia, una sensación de detenimiento o suspensión que se adelanta unos dos segundos a una serie de contracciones musculares que con frecuencia lo caracterizan.

En todo caso, se trata de un fenómeno de máximo placer que puede ocurrir en el curso de un episodio de excitación sexual. Algo que podemos describir cada cual sin que las palabras terminen de reflejar aquello que vivimos. Una experiencia intransferible como ocurre con todos los fenómenos subjetivos.

En nuestra lengua, a veces expresamos las experiencias o los estados emocionales con metáforas de lugar. Por eso es habitual escuchar, “estaba a punto de llegar…” o “tardo mucho en llegar”. Estas metáforas dan a entender que concebimos, efectivamente, el orgasmo como una meta.

Parece lógico que llegada la ocasión en la que el estudio científico de la sexualidad no se podía eludir por más tiempo, se tuviera que elegir un momento de la respuesta sexual significativo con cambios físicos y conductuales marcados. Se trataba de estudiar la función sexual y el orgasmo fue su representante.

Estudios orgasmocentristas sobre la sexualidad

De esta forma, los fabulosos informes del sexólogo Alfred Kinsey (entre los años 40 y 50) se fundamentaron, en parte, en este valor de medida de la actividad sexual a la que llamó “descarga”.

Previamente, Wilhelm Reich, en su Función del orgasmo había situado esa descarga en el centro de la salud mental y quizás social. En la mitad del siglo XX, el orgasmo representaba a la propia sexualidad.

Se podría decir que occidente se convirtió en “orgasmocentrista” y problematizó en parte las relaciones sexuales, polarizándolas. El objetivo era llegar a una meta, a un lugar que, más allá de la experiencia y de la fisiología, había sido construido por la cultura, cuando es sabido que la cama debiera ser un espacio libre de metas.

El problema es que esa construcción cultural sobre el orgasmo ha seguido un modelo masculino: un clímax con un patrón de ascenso breve y brusco, más uniforme y que suele acompañarse de eyaculación. Por eso, muchas mujeres, al intentar compararlo con su propia experiencia, han percibido que en ellas no ocurre de la misma manera.

Los padres de la sexología clínica moderna defendieron que el orgasmo de la mujer se presentaba como una experiencia mucho más variada que la del hombre.

Por eso, sería oportuno que comenzáramos a construir una idea de orgasmo más real, más relacionada como un estado o experiencia de máxima excitación, un estado de clímax con una enorme variabilidad en grado y presentación, que se aleja de la idea estereotipada que habitualmente tenemos.

Alrededor del mismo hay una serie de discusiones sobre las que se ha vertido mucha tinta en las pocas investigaciones realizadas al respecto. Entre ellas, se cuestiona si el orgasmo de la mujer es vaginal o clitorideo. Ante esto, podemos afirmar que puede ser vaginal, clitorideo, cerebral, por frotación, onírico… y de mil formas más de excitación genital y subjetiva.

El problema de vincular la sexualidad y la reproducción

Durante mucho tiempo se ha pensado que el orgasmo vaginal era, por decirlo de alguna manera, el orgasmo sustantivo. Esta idea fue inaugurada, lamentablemente, por el genial psicoanalista Sigmund Freud, cuando planteaba la hipótesis de que el orgasmo producido por la penetración era el que correspondía a un completo desarrollo sexual.

Probablemente esta era una idea fundamentada en la reproducción como paradigma del sexo saludable, propia de lo que se ha llamado victorianismo. Ello ha dificultado que se utilicen paradigmas distintos en otras las investigaciones.

Además, hay otras muchas discusiones acerca de la lubricación y la erección femenina que aún no están cerradas. Podríamos decir que existe una especie de ablación cultural de la investigación sexológica, muy en particular cuando se refiere a la respuesta sexual de la mujer.

La mujer efectivamente también eyacula y esa eyaculación tiene el mismo origen que en el varón, la próstata. Desde el siglo XVII se ha descrito la próstata femenina. Se trata de un conjunto más o menos desarrollado de glándulas parauretrales a las que se le denominó en el XIX glándulas de Skene, en honor al presidente de la sociedad americana de ginecología Alexander Skene, que fue quien estudio la próstata femenina sistemáticamente.

Hay que recordar que actualmente la nómina anatómica no admite la denominación de próstata femenina y aún no tenemos un modelo de sistema eréctil de la mujer consensuado.

La reticencia a estudiar fenómenos sexuales

En la mayoría de la población femenina estas glándulas que aportan lubricación genital están muy poco desarrolladas y la eyaculación no es percibida. Otra cosa distinta es la expulsión uretral o squirt, de mayor cuantía.

En su mayoría es de origen vesical y, por tanto, se conforma como una orina muy diluida con una composición peculiar. Es un fenómeno también de la respuesta sexual que ocurre en una proporción aún menor de mujeres.

Todos son fenómenos propios de la respuesta sexual que tienen detrás investigaciones con relativa poca evidencia debido a la resistencia que siempre ha habido a estudiar los fenómenos sexuales.

Existe cierto prejuicio en que el estudio de la sexualidad puede desvelar su carácter misterioso. Sin embargo, eso es algo que la ciencia no puede secuestrar, precisamente porque ese carácter es experiencial, contextual e intencional y la ciencia lo que hace es estudiar parámetros objetivables y racionalizarlos para que puedan ser de utilidad en la resolución de problemas.

La respuesta sexual es ante todo un fenómeno de excitación, un fenómeno de carácter emocional con cambios importantes psíquicos, físicos y conductuales, dicho de una forma técnica.

La cuestión es el lugar que le damos o los modelos que construyamos acerca de él, si hemos normativizado una forma u otra de expresión sexual, si la estamos imponiendo o autoimponiendo, si la hemos convertido en una meta.

Por eso, habría que felicitarse en el Día del orgasmo femenino que se celebra los 8 de agosto como un símbolo más de la necesidad de que un reconocimiento de los derechos sexuales de las mujeres. Derecho a la propia sexualidad, a la no coacción, derecho al placer.

El clímax como una forma de emoción sexual más amplia que el concepto de orgasmo respondería mejor a ese lugar que de vez en cuando visitamos, ese lugar donde efectivamente hemos estado y que en el Día del orgasmo de la mujer representa el derecho a ser sí misma.

Pedro La Calle Marcos, Facultativo Especialista de Área Ginecología y Obstetricia. Profesor Externo, Universidad de Almería

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

The Conversation

Tu opinión enriquece este artículo:

Cataluña pone en marcha la campaña de adhesiones para impulsar la Región Mundial de la Gastronomía 2025

Cataluña ha puesto en marcha los engranajes para ser Región Mundial de la Gastronomía en el año 2025. En un encuentro celebrado hoy en los jardines del Palau de Pedralbes, el consejero de Empresa y Trabajo, Roger Torrent i Ramió, y el consejero de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, David Mascort y Subiranas, han dado el pistoletazo de salida a la campaña de adhesiones para formar parte de esta distinción y han desgranado algunas de las propuestas que deben permitir poner en valor la producción alimentaria, la cocina catalana y Cataluña como destino turístico de calidad.

Splash evoluciona y se convierte en una de las lavanderías autoservicio más grandes de España

El local ubicado en el Eixample ha sido completamente renovado para brindar una experiencia única basada en el cuidado del medio ambiente y calidad en los lavados. Cuenta con un total de 17 máquinas: 10 lavadoras y 7 secadoras.  Este equipamiento, que cuenta con maquinaria de última generación de la marca Girbau,  le permite destacar ampliamente en el cumplimiento de estándares de calidad y sostenibilidad.  

CaixaBank financia con un préstamo verde a BaSID, el primer hub privado científico y de innovación de Barcelona

BaSID (Barcelona Science Innovation District), el primer distrito privado de Life Science e Innovación en Barcelona, ha cerrado una operación de financiación con CaixaBank para la obtención de un préstamo verde por valor de cuarenta millones de euros. Esta financiación hipotecaria con cobertura de tipo de interés recae sobre los activos inmobiliarios del hub científico y de innovación de BaSID Baix Llobregat y BaSID Ilumina, pertenecientes a la plataforma DeepLabs. La financiación verde cuenta con las acreditaciones Leed Platinum y Gold. En la operación, DLA Piper ha actuado como asesor de CaixaBank.

CriteriaCaixa alcanza una participación del 5% en Telefónica (donde Isidro Fainé renovará como consejero en su próxima Junta General de Accionistas)

CriteriaCaixa, holding que gestiona el patrimonio empresarial de la Fundación “la Caixa”, ha comunicado hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha alcanzado una participación del 5,007% del capital social de Telefónica. Hasta el momento, CriteriaCaixa -presidida por Isidro Fainé y cuyo consejero delegado es Ángel Simón- había manifestado ser titular de una participación directa del 2,69% de la operadora de telecomunicaciones.

CaixaBank impulsa la innovación con técnicas de ‘visual thinking’ (para simplificar conceptos complejos y tomar decisiones de forma más ágil)

CaixaBank, a través de su filial tecnológica CaixaBank Tech, está implantando nuevas metodologías de trabajo para agilizar la toma de decisiones. Una de ellas es la llamada visual thinking, una técnica que permite representar ideas a través de dibujos, gráficos, diagramas y textos cortos, con el objetivo final de tomar mejores decisiones y de forma más ágil.

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de cookies.