La magia sigue viva: cómo trabaja la tienda más antigua del mundo en pleno corazón de Barcelona

(Por Anaís Tabueña Puente) Pau Martinez Llop es el propietario actual de El rei de la màgia, siendo la cuarta generación que coge el relevo de la tienda de magia más antigua del mundo que se encuentra en la Calle Princesa en Barcelona.


 

Image description

El rei de la màgia es una tienda donde se “vende magia”, pero también un lugar de divulgación de este arte. Como nos comenta Martinez Llop (actual propietario): “todo el mundo que entra en la tienda, entra con cara de niño, es como entrar en otro mundo y esto nos encanta”.

¿Qué nos podemos encontrar en esta tienda de magia con tanta historia? Aquí la respuesta.

  • Actividades culturales: Desde eventos privados, shows privados, exposiciones culturales de museo, etc.
  • Asesoramiento particular y artístico para magos profesionales y/o artistas de cualquier otro arte (por ejemplo para los efectos especiales de TV en referencia a la magia).
  • Archivo museístico con  más de 100 años que recuperaron el padre y la madre de Pau. Incluye material de las cuatro generaciones de la tienda, con muchos trucos de magia antigua, ropa, maquinaria, etc. 
  • Curiosidades y productos de magia; malabares, para hacer bromas, productos de teatro asociados al circo o el mundo del clown o máscaras. También, productos artesanales hechos a medida para profesionales.

Los precios varía en función de lo que estamos buscando. Por ejemplo, juego de magia sencillo para pequeños (entre € 12 y € 20), juegos más grandes como magia de salón (entre € 25 y € 60), material más avanzado (desde los € 13 hasta los € 200) o material profesional más exclusivo como aparatos o tecnología (desde € 1.000 a € 3.000).

Es una tienda que no tiene un target particular sino que es muy amplio porque abarca  desde niños, adultos, aficionados y profesionales. 

“Nosotros lo que estamos vendiendo son secretos y muchas veces, el 95% de las veces nuestros clientes vienen a la tienda y no saben a qué vienen. Entonces vienen y preguntan; quiero un juego de magia, pero no sé cual, no sé como funciona nada, soy aficionado, sé un poco... Entonces, todo es muy secreto. Hay que guiar al cliente y aconsejarle muy bien y esto se consigue con un punto de venta físico”, señala Martinez Llop.

Adicionalmente a la tienda, a partir del material museístico, archivado y guardado se están preparando próximos eventos. Actualmente tienen una parte de este material, en un museo que se ha ido a una exposición de Andorra, en el pueblo de Ordino. Allí han colaborado en montar una exposición que se llama Abracadabra, en la casa Plandolit, que estará durante un año mínimo.

Por ahora según explica Pau: “no hay idea de expansión. El sector de la magia está en un momento complicado a nivel de abrir un establecimiento físico, porque parece ser que el mercado va más hacia lo online, como las jugueterías o las tiendas de fotografía que cierran y están online. Plantearse una expansión es complicado ya que la expansión va más hacia el formato online”.

Un poco de historia de “El rei de la màgia”
El rei de la màgia fue fundada en 1878 por Joaquim Partagàs, que perfeccionó la magia en las Américas. En sus inicios no estaba en el espacio actual (se cree que se mudó allí en 1881).

Primera generación: Joaquim Partagàs. Es de la época del cine (Méliès). Viajaba a Francia para ver las nuevas maquinarias y efectos visuales/mágicos. Abrió también un teatro en Las Ramblas (el salón mágico).

Segunda generación: Carles Bocheli, mago de renombre internacional, catalán que hacía giras europeas y tenía una compañía de grandes espectáculos. Consiguió que la tienda sobreviviera a la guerra civil y a la posguerra, época donde la cultura y más si era catalana era perseguida. Además, él era homosexual y durante el franquismo ser del sector de la cultura y homosexual, eran codniciones complicadas para sobrevivir. Cuando murió, el negocio lo llevó un par de años su sobrina pero no entendía de magia ni sabía gestionarlo y puso el negocio en traspaso.

Tercera generación: El padre de Pau (actor, director de teatro, mago profesional) desde pequeño quería trabajar en esa tienda incluso le pidió trabajo a Carles Bocheli para ser su ayudante pero recibió un no como respuesta. El padre de Pau supo de la tienda porque Joan Brosa, enamorado de la magia y conocido poeta, era cliente habitual del establecimiento y le avisó de que la tienda estaba en traspaso. Le ayudó en conseguir la financiación. Se unió también la madre de Pau, quien era actriz tenía una compañía de magia y de teatro.

Cuarta generación: Pau nació en el año 90 y desde jovencito ayudaba en la tienda. A partir de los 18 empezó a trabajar en serio en el negocio. A los 20-21 años abrió el teatro museo, se amplió y él era el encargado de ese espacio. Espacio que cerró hace tres años y desde entonces se centró solo en la tienda. Ahora con 31 años, luego de que sus padres se jubilaran, se ocupó de la gestión al  100%.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: