Qué es el “postureo” y por qué resulta clave tener un lugar para ello en tu negocio en Barcelona

(Por Itziar Varas / RdC) Puedes tener un muy buen producto, un cuidado servicio y precios acomodados, pero si en tu negocio no tienes buenos espacios para el "postureo" estás dando ventajas que tu competencia no perdonará.

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

Las redes sociales se han convertido en un motor para nuevas formas de negocio, además de un salvavidas para negocios ya existentes. Según Oberlo, cada día hay alrededor de 3.500 millones de usuarios activos en redes sociales de todas las edades, etnias y nacionalidades, con preminencia -quizás- de los  “Generación Z” (aquellos nacidos entre mediados de los 90 y mediados de los 2000 que hoy están dejandos sus 20 y pico para entrar a los 30, una edad de mejor y mayor consumo).

Lo que antes era una recomendación "boca a boca" (o boca a oído, más propiamente), ahora se propaga a través del “postureo”, es decir, el uso de las redes para mostrar que tenemos una vida envidiable, aunque no sea cierto). Para ello las marcas precisan de lugares bonitos donde los usuarios puedan ir a presumir y a hacerse fotos. Es aquí donde entran las oportunidades de negocio.
 


En los últimos años, han surgido diversos centros de ocio en la ciudad de Barcelona, basados en ofrecer al cliente experiencias visuales únicas. Por supuesto, los visitantes pueden hacerse fotos allí y subirlas a las redes. De hecho, muchos acuden con el objetivo de hacerse fotos originales para sus perfiles.
 
Uno de estos espacios es el Ideal (también llamado Centre d’arts digitals), que se basa en ofrecer una experiencia inmersiva a través de exposiciones y proyecciones digitales. Fue inaugurado en el 2019 y desde entonces se pueden encontrar numerosos fotos y videos del centro en redes como Tiktok o Instagram. El centro también tiene ambición de generar producción propia, con residencias artísticas.
 
Otro ejemplo es el Big Fun Museum (conocido como “Museo del postureo”), un edificio que incluye 7 museos diferentes (entre ellos, el “Museo de las ilusiones”, “La Casa del gigante”, el “Sweet Museum”, etc). En la mayoría de ellos, el principal atractivo es que los visitantes se hagan fotos con sus inusuales decoraciones (por ejemplo, en el Sweet Museum todo está decorado con dulces y comestibles falsos). El centro también abrió hace relativamente poco tiempo, a finales de 2018.
 


 
Cabe mencionar que estos espacios no son únicos en el mundo. Destacan el “Museum of Sweets and Selfies” en Budapest, el “Museum of Selfies” en Los Ángeles, el “Selfie house” de Praga o la exhibición “Color Factory”, que va cambiando de localización dentro de EEUU. Dentro de España, la sala “Ikono” se inauguró este 2020, siguiendo los mismos principios.
 
Estos espacios han sido denominados como “Selfie museums” o “Instagram museums”. Podemos esperar que muchos más de ellos sean inaugurados en los últimos años, tanto dentro como fuera de España. Una cosa está clara: en esta era digital, han venido para quedarse.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: